Murray llegó al 2 y extendió la pesadilla española

Publicado por el 1 abril , a las 00 : 27 AM Imprimir


Andy Murray y David Ferrer con sus trofeos de Miami

Andy Murray derrotó 26 64 76(1) a David Ferrer en una agónica final del Masters 1000 de Miami, torneo que logra por segunda vez el escocés, y que se ha transformado en pesadilla para los españoles.

Así como Maria Sharapova en la rama femenina perdió por quinta vez la final del torneo, esta última ocasión el sábado a manos de Serena Williams, el torneo que se disputa en Crandon Park sigue inalcanzable para los tenistas españoles.

Pese a tener un match point a favor en el set final, Ferrer no pudo quedarse con la copa en la sexta ocasión en que un jugador español llega a la definición.

Antes sucumbieron Sergi Bruguera (perdió ante Thomas Muster en 1997), Carlos Moya (cayó ante Andre Agassi en 2003) y Rafa Nadal (tres veces en las puertas: 2011 cedió ante Novak Djokovic, 2008 ante Nikolay Davydenko y 2005 frente a Roger Federer).

Todo lo contrario sucedió para Murray, campeón por segunda vez en su carrera en el torneo que ya había ganado en 2009, cuando derrotó a Novak Djokovic en la definición.

Ambos jugadores pagaron con su físico y sus errores el precio de un partido de altísimo voltaje emocional, pero que en ambos casos fue redituable en el ranking: Andy Murray volvió al segundo puesto del mundo, desplazando a Roger Federer. Casualmente en el mismo año en que había sido escolta en la cima del escalafón, también había triunfado en Key Biscayne.

Ferrer, por su parte, superó nuevamente a Rafael Nadal en el cuarto puesto mundial, tal como había sucedido en esta misma temporada, regresando a la condición de mejor tenista español del momento.

Partido interminable

Seguramente ver caer acalambrado a Ferrer en un partido debe ser de las imágenes menos imaginadas. Pues bien, en el tie brek, tras dos tratamientos médicos, y con las piernas duras, el de Javea se desplomó tras un punto. A ese límite llegaron ambos.

Murray llegó a su noveno título de Masters 1000, el primero desde que venció en Shanghai 2011 a Federer en la definición, pero también mostró síntomas de cansancio, pese a la victoria.

El camino al segundo título del año (el escocés ya había derrotado a Dimitrov en la final de Brisbane a comienzos de temporada) incluyó 19 errores no forzados suyos y tres dobles falatas para perder el primer set, ampliamente dominado por Ferrer, pero también ocho quiebres de saque en el tercer parcial.

En el medio, fue el español quien se anotó en el segundo set 19 errores no forzados para perder su servicio en el 45 y ceder el parcial al británico.

En total batallaron durante dos horas y 44 minutos, que parecieron muchos más ante el cansancio y los errores de ambos, quienes completaron una final emocionante pero no por la perfección del partido.

Pascuas amargas

“Seguramente sea la derrota más dolorosa”, confesó luego del partido Ferrer. El español cumplirá 31 años este martes y sólo tiene en su haber el título Masters 1000 de Paris de noviembre pasado, cuando derrotó a Janowicz. Sus número son negativos ante Murray, a quien le ganó cinco de 12 partidos, y sigue sin vencer a tenistas entre los top 5 en 13 intentos en finales de torneos.

El Ojo de Halcón dejó al español a un centímetro del título y de la felicidad, cuando en el match point del 65 a favor decidió el desafío electrónico ante la duda por un tiro de Murray. La computadora confirmó el tiro en la línea y se esfumó el triunfo ya doloroso en medio de los calambres, mientras abría el camino al tie break final.

Igualmente para los fanáticos de Nadal, vaya un dato importante: la posición de cuatro o cinco del mallorquín como cabeza de serie en Roland Garros dependerá de lo que haga Ferrer, quien puede llegar a ponerlo en situación de un cuadro durísimo en París, ya que siendo quinto, debería jugar ante uno de los top 4 en cuartos de final en caso de no existir sorpresas.

ATP-WTA Destacado Master 1000

Notas relacionadas

Enviar su comentario